Close

7 motivos para querer la llegada del frío

By  17/11/2016

Antes de empezar quiero pedir un minuto de silencio por el verano. Todos le echamos de menos. Las ventajas que trae consigo la época estival son inmensas: el sol, las vacaciones, la playa, los chiringuitos, los días son más largos… Sí, lo sabemos y no hace falta hurgar en la herida.

Hay que ser fuertes y seguir adelante. Winter is coming. Así que evita pensar que quedan 216 días para el inicio del verano y disfruta de esos pequeños detalles que trae el gélido invierno. ¿Cómo? ¿Que no le ves nada bueno a la llegada del frío? No te preocupes, si eres un hater incondicional de esta época del año, hoy te traemos 7 motivos que te harán ver la vida, o al menos el invierno, de otro color.

Las tardes de sofá, manta y peli

Es domingo por la tarde, y fuera está lloviendo. Lo único que apetece es quedarse en casa viendo una peli en el sofá, abrigado con una manta y escuchar de fondo el sonido de la lluvia. Reconócelo, no hay mejor plan para esta época y nos encanta. ¡Vete preparando las palomitas!

Tardes de sofá, manta y peli

Las comidas calientes

La sopa, el café, el chocolate… En esta época todo apetece hirviendo y que además nos caliente bien las manos con la taza. Por suerte, es pronto para preocuparte por la operación bikini, por lo que olvídate de las ensaladas y pásate a los platos de cuchara en invierno.

Pareja tomando un café

Los colores del otoño y los paisajes

Vale, puede que no te guste el frío. Sin embargo, no puedes negar que el otoño es una de las estaciones más bonitas del año y que nos regala estampas y paisajes preciosos. Los colores anaranjados, amarillos y marrones predominan en escenas atestadas de hojas y contrastes. Pisar el campo en esta época es toda una experiencia para nuestros sentidos.

Paisajes de otoño

Dormir bien por las noches

Se acabó lo de pasar las noches en vela por culpa del calor asfixiante y lo de dar vueltas y vueltas, sin poder pegar ojo. Es hora de arroparte con el edredón hasta la cabeza y dormir bien calentito. Eso sí, cuando suene el despertador va a ser muy, muy duro levantarse. Aún no lo sabes, pero fuera de esa mullida y cálida cama es Siberia.

Chica durmiendo

La nieve

La nieve es la playa del invierno, a todo el mundo le gusta. Vale, a lo mejor es un incordio si tienes que ir a trabajar pero, ¿no es maravilloso ver las estaciones de esquí cubiertas por ese increíble manto blanco? Dan ganas de tirarse en plancha, ¿verdad? Exacto, las peleas de bolas, los muñecos, los trineos… Todo lo que rodea a la nieve es ilusión. Y si no estás acostumbrada a ella, más.

Nieve

Hacer turismo en otoño

No hace el excesivo calor del verano, no hay tanta gente y no es temporada alta, por lo que viajar en esta época es perfecto y además, más barato. Mira cuánto cuesta visitar esa ciudad tan transitada en verano o busca ofertas, coge tu maleta TOTTO y prepárate para una merecida escapada antes de Navidad. Desconexión absoluta.

Familia haciendo turismo

Estudiar menos

Este motivo puede ser bueno o malo, según cómo lo mires. Está claro que a todo el mundo le gusta estudiar menos, pero la razón no será que vayas a dejar de tener clases, sino que va a oscurecer antes. Cuando el sol desaparezca tu cabeza va a interpretar que es de noche y automáticamente vas a querer cerrar los libros. Sin embargo, que los días sean más cortos no va a conseguir que eso que dejas de estudiar no entre en el examen.

Estudiante

Deja un comentario

Mediante el envío de mis datos personales confirmo que he leído y acepto la política de privacidad