Close

Cómo preparar el primer año de universidad

By  03/09/2014

Si estás leyendo este artículo es porque probablemente el próximo curso es tu primer año en la universidad. ¡Enhorabuena! Estás a punto de empezar una etapa fantástica de tu vida en la que los libros y los nuevos amigos serán tus mejores compañeros. Probablemente estés inquieto o inquieta, ¡son tantas las cosas nuevas que te esperan por delante! Tantas las incógnitas, tantas las cosas por organizar y tantos, por qué no decirlo también, los miedos que te rondan la cabeza.

¿Y si te has equivocado de carrera? ¿Y si es muy difícil? ¿Y si no apruebas nada? ¿Y si no haces amigos? ¿Y si por cambiarte de lugar pierdes a los antiguos? ¿Y si no eres capaz de vivir solo? ¿Y si…? ¿Y si…? ¿Y si…? Seguro que tienes miles de ¿y si…? en la mente pero a todos ellos se puede dar una respuesta general: fuera “y sis” y miedos, eres capaz de superar todo lo que se ponga por delante.

Ahora, si es verdad que algunos consejos no vienen mal. Nosotros como muchos antes que nosotros, hace tiempo que dejamos atrás nuestro primer año de universidad y, ¿ves? Hemos sobrevivido. Aunque aprendimos algunas cosas muy, muy bien. Ahí van nuestros trucos para que tu primer año de universidad sea un poco más fácil. ¡Muchísima suerte!

Antes de reservar la primera habitación que se cruce en tu camino piensa cómo quieres vivir y cuánto te gustaría pagar. Si por ejemplo eres una persona tímida, seguramente en un colegio mayor o en una residencia de estudiantes te sea más fácil hacer amigos, mientras que si valoras la calma por encima de todas las cosas quizá un apartamento para ti solo resulte perfecto.

Por lo general, los pisos de estudiantes suelen ser una buena opción. Son más baratos que colegios mayores, residencias de estudiantes y apartamentos privados, y permiten conocer gente porque son compartidos. El tema de los compañeros es una tómbola, pueden ser majísimos o pueden ser memos, ahí te tienes que arriesgar, pero en general suele merecer la pena irse a vivir con gente desconocida porque se tiene mas respeto que si se vive entre colegas de toda la vida. Algo que hace mucha gente es irse el primer año a un colegio mayor o residencia de estudiantes y el segundo a un piso compartido con los amigos que hizo durante el primer año. Ese sistema suele funcionar muy bien.

Procura no faltar a clase los primeros días pues sirven para presentar las asignaturas, los temarios, los modos de evaluación, etc. Si te los pierdes puedes preguntar, pero las cosas importantes es mejor saberlas de primera mano. Cuando empiece a pasar el tiempo y te vayas acostumbrando a la universidad, verás que en tu facultad y en otras se realizan un montón de talleres y actividades. Interésate por otros campos, prueba materias raras, lee, pinta, canta, ¡vive!

EXÁMENES. Aunque todos digamos que los odiamos, los exámenes son un momento precioso de la vida universitaria. En febrero, junio y septiembre nervios, café y horas sin dormir hacen pareja con solidaridad y conversaciones nerviosas entre estudiantes. Las bibliotecas son una locura, los pasillos están semidesiertos y la mitad de los alumnos piensan que no pueden más y que no van a aprobar. Estudiando se aprueba el 90% de las veces, no hay más vuelta de hoja, aunque algunos profesores intenten fastidiarte y lo hagan. De ahí se aprende también mucho, entre otras cosas, que la vida no es siempre es justa. Los exámenes son iguales en el colegio, en el instituto y en la universidad, lo importante es saber estudiarlos.

NUEVOS AMIGOS. Una de las mejores cosas de la universidad es que vas a conocer un montón de gente nueva. Algunos serán tus nuevos amigos y amigas, otros simples compañeros o conocidos. Harás contactos que en el futuro te abran puertas de trabajo, y también te toparás con tipos que te caigan mal porque si, hay idiotas en la universidad, muchos por cierto. Observa y no tengas miedo de tomar la iniciativa en una conversación, recuerda que en el primer curso todos estáis igual. Y muchos, sobre todo en colegios mayores y residencias, seréis sometidos a novatadas.

No tengas miedo a las novatadas. En general, son bromas relativamente poco pesadas y juegos que te ponen un poco en vergüenza. En el fondo el objetivo que persiguen es socializar a los recién llegados, que conozcas a tus vecinos, a los nuevos y a los veteranos. Hasta donde nosotros hemos visto todo es divertido. Eso sí, no hagas nada que no quieras hacer por miedo a no ser aceptado. Nuestro mejor consejo: ante todo sé tu mismo, escucha a los demás y no pierdas la sonrisa. Esa es la mejor forma de hacer amigos.

LA FAMILIA. Muchos estudiamos las carreras fuera de nuestra casa, lo que nos obliga a comenzar a vivir fuera de nuestra familia. Es normal que tus padres y hermanos te echen de menos, tu también vas a echarles de menos igual que echarás de menos a tus amigos. Harás otros nuevos y crearás tu ‘pequeña familia’ universitaria con tus compis de piso, tus compañeros de clase y los otros universitarios de la residencia o el colegio mayor. Eso sí, no te olvides nunca de cuidar a los que tienes atrás porque es han sido siempre tu apoyo y sustento, ellos te han ayudado a llegar hasta aquí y, de momento, son os únicos que han demostrado que te quieren de verdad. Además, ahora con un whatsapp o un correo electrónico estar conectados es más fácil que nunca. ¡No tienes excusa!

2 Comments

Deja un comentario

Mediante el envío de mis datos personales confirmo que he leído y acepto la política de privacidad