Close

Jairo (Mochila Nómada): “Para viajar no hay excusas. Si lo sueñas, ahora es tu momento”

By  07/22/2015

Decir Jairo (31) es decir Mochila Nómada, es decir viajero que ha puesto el pie en los cinco continentes. Tal vez lo conozcas por videos como Te Puke, trabajar en campos de  kiwis,  he visto a Gandalf en un WC, o cómo vivir en 6 metros cuadrados. El caso es que este catalán natural de Barcelona es un espíritu libre que decidió luchar una Working Holiday Visa y la consiguió. Así es como acabó en Nueva Zelanda. Para saber el resto, sigue leyendo. Su historia no tiene desperdicio.

¿Cómo era Jairo antes de embarcarse en su primera gran aventura de siete meses en la India? Pues un chico que a través de blogs y Facebook veía como otra “gente normal” estaba recorriendo el mundo y descubriendo lugares increíbles con una sonrisa de felicidad enorme. Al principio siempre pensaba “jo, que envidia. Ojalá yo pudiera…” . Hasta que un día me di cuenta que era algo totalmente al alcance de todo aquel que tuviese las ganas suficientes de hacerlo. ¡Y a mi desde luego ganas no me faltaban!

Dices que esa experiencia es la causa de tu adicción a los viajes. ¿Qué te dio aquella tierra que no encontraras en la tuya? ¿Cómo te enganchóViajar para mi es un estímulo constante. Lugares nuevos, gente nueva, comida nueva, costumbres nuevas. Estando en ese primer gran viaje pude experimentar todo eso y me quede enganchado. La sensación de sentirte tan libre de elegir cada día algo nuevo sin saber en que día de la semana estás es adictiva. No es que en Barcelona no haya lugares, gente, comida y costumbres que yo no conozca; pero creo que la “hostia” cultural que produce irte a un sitio tan diferente al tuyo ayuda a darte cuenta que el mundo no es solo aquello que creíamos que era.

Jairo, blog Mochila Nómada en la cascada Catlins

Mucho has viajado después de eso. Ahora mismo te encuentras en Nueva Zelanda. ¿Fue fácil o difícil tomar la decisión irse tan lejos? ¿Qué es lo que más te costó (si es que te costó algo)? La verdad es que me fue fácil. Tomar la decisión fue fácil. En 2011 estando el Laos muchos viajeros me hablaron de este país. De lo bonito que era, y de lo fácil que era conseguir trabajar en él para luego seguir viajando por el mundo. Y descubrir esta posibilidad en pleno subidón de tu primer gran viaje hace que se te quede en mente para siempre. Era una espinita que tenía que sacarme indudablemente. Quizá lo que más me costó fue hacerme a la idea de venir totalmente sólo ya que mi primer viaje fue acompañado.

Aunque algunos aún no lo sepan, Working Holiday Visa  son tres palabras muy útiles. ¿Qué significan?¿A qué te da derecho una Working Holiday Visa como la tuya? La Working Holiday Visa es un visado que te permite estar un año en el país viajando con la posibilidad de trabajar. Dependiendo de tu país de procedencia puedes trabajar más o menos meses. Por ejemplo, con pasaporte de España se puede trabajar un máximo de 6 meses. Esta genial tanto para aquellos que  se quieren pegar un año de desconexión y luego volver a casa, y para los que quieren conseguir dinero “fácil” para seguir viajando.

¿UNA CITA? “And in the end the love you take is equal to the love you make”, de Paul Mc Cartney.

¿Cómo se consigue? ¡Con mucha suerte! Solo se concede una vez al año y son limitadas. Para España hay 200 y suelen darlas entre Abril y Mayo. Lo primero es conocer todo los requisitos necesarios para optar a ella. Una vez lo tienes claro has de esperar a la “noche de los nervios”. Miles de personas a la vez frente sus ordenadores “compiten” por ser los más rápidos en completar los formularios de registro en la web de inmigración neozelandesa. ¡En 2014 abrieron el cupo a las 00:00 de la noche y a las 00:04 ya no quedaban más! Imagínate los nervios que se pasan cuando tienes puestas tantas ilusiones en conseguir  ese visado y estás frente al PC tecleando lo más rápido que puedes para no quedar atrás. ¡Un locura no apta para cardíacos!

Jairo, blog Mochila Nómada, trabajando con mochileando

En el tiempo que llevas en Nueva Zelanda has pasado por varios trabajos. ¿Cuál ha sido el mejor y por qué? Difícil contestar… La cosa es que los trabajos aquí me los estoy tomando no solo como una forma de ganar dinero sino también como una experiencia personal en la que siempre hay algo bueno que sacar o aprender. Cada trabajo ha tenidos sus cosas buenas. Quizá el más divertido fue el primero porque trabajaba y compartía piso con Lety y Rober de “Mochileando por el mundo”. En aquellos tiempos (cómo si fuese hace años) limpiábamos habitaciones en Queestown y vivíamos genial. Buen clima, buena ciudad y siempre con cosas que hacer. Ese trabajo estuve genial por todo esto, pero no fue un lugar donde ahorrase demasiado. Fue quizá el mejor trabajo para disfrutar feliz de los días. Pero luego he tenido otros trabajos en lo quizá no he disfrutado pero he aprendido muchas cosas sobre mi. Parece mentira , pero trabajando 4 días cogiendo manzanas se pueden aprender muchas cosas.

Pero no todo ha sido un camino de rosas. Las manzanas también se han cruzado en tu camino, al parecer para mal. ¿Qué es lo que más te traumatizó de recogerlas? A primera vista no parece tan malo… Anda, ¡qué tampoco fue un infierno! ¡No me traumatizó coger manzanas! Lo que pasa es que el cambio de trabajar 5-6 horas con amigos limpiando habitaciones a pasar 8 horas bajo el sol subido en una escalera de 4 metros cogiendo manzanas no fue fácil. No era tanto pesadez física como mental. Me resultaba exageradamente aburrido. 8 horas viendo en manzanas y pensando en manzanas es para mi enfermizo, pero al cabo de 3 días le pillé ya el truco e incluso me lo pasaba bien intentando superarme y hacerlo mejor. Lo acabé dejando porque me salió una cosa en el ojo y el doctor me recomendó que no trabajase al sol.

Jairo, blog Mochila Nómada, trabajando en Nueva Zelanda

Si no es indiscreción, ¿es fácil encontrar trabajo en Nueva Zelanda? ¿Cuánto se gana? ¿Fácil? ¿¿¿Fácil??? A veces es insultantemente fácilEn Nueva Zelanda hay MUCHO trabajo. Si vienes aquí y pasas días sin conseguirlo es que algo estás haciendo mal. En la mayoría de sitios te pagan el mínimo legal que son 14’75$ la hora, que vienen a ser unos 9€. Tres casos que me han pasado:

– Queenstown: Le doy mi curriculum a Rober para que lo lleve donde él trabaja. Media hora más tarde me llaman para empezar al día siguiente.

– Hastings: Duermo en el coche y me despierto delante de la oficina de una empresa de recogida de manzanas.  15 minutos  después ya me ha dado tiempo a pedir trabajo y que me digan de comenzar, ¡en 2 horas!

– Te Puke: Aparco el coche en una fábrica de empaquetado de frutas. Entro a preguntar y me ofrecen empezar al cabo de 4 horas con contrato fijo.

A todo esto, ¿a tu familia y amigos qué les pareció que decidieras largarte a Kiwilandia? Llevaba años diciéndole a todo al mundo que quería hacerlo , así que no pillé por sorpresa a nadie. Saben que disfruto mucho haciendo lo que hago y les parece genial. A mi madre seguramente le hubiese gustado un sitio un pelín más cercano para venir a verme pero salvo eso todo bien.

Jairo, blog Mochila Nómada en Bangkok (Tailandia)

Y cuando se te acabe el tiempo en Nueva Zelanda, ¿qué va a hacer? ¿Ya lo has pensado? La idea de momento es pasar Julio en Filipinas y Agosto en Indonesia. Se que estaré en Octubre por Tailandia pero después de eso poco más… Me llaman mucho países de Asia y también la idea de volar a Sur América. Pero me iré dejando llevar por el camino. Siempre te acabas cruzando con algún nuevo plan que te lleva a sitios dónde ni se te había pasado por la cabeza ir, así que de momento no planeo mucho más.

Con tanto trajín seguro que ya eres un experto en hacer el equipaje. ¿Qué no le puede faltar nunca en un buen viajero? La cámara de fotos para grabar y fotografiar todo lo que veo . Eso es indispensable. Llevo un equipaje muy básico normalmente. La ropa mínima y luego aparatejos electrónicos varios. En este viaje estoy notando que echo mucho de menos tener libros que leer, así que seguramente me lance a por un ebook.

¿UN  LIBRO? “Ser madre hoy”, de Miguel Noguera.

Hemos visto que tienes planes de ir a Filipinas. Claudia, una de nuestras viajeras favoritas, también anda por ahí. ¿Filipinas es el new black o es solo casualidad? Mola lo del “new black” . Realmente lo de Filipinas ha sido un impulso. Estaba dándole vueltas a que país conocer después de Nueva Zelanda y empecé a ver señales de Filipinas por todas partes. En internet, la TV , conocí a dos filipinos… Y a mi me basta con eso para decantarme con algo. Se acercaba el frío invierno a Kiwilandia y me apetecía algo de playa y relax. Así que Filipinas me pareció la mejor opción. Yo también soy muy fan de Claudia, se lo curra mucho dándome consejos para descubrir Filipinas.

Jairo, blog Mochila Nómada en Milford Sound

Pongamos que encuentras una isla desierta maravillosa en Filipinas, ¿a quién te llevarías? Fletaría un avión enorme con todos mis amigos para que se viniesen a disfrutarlo conmigo. Una de las cosas que tengo pendientes es un viaje con amigos. El último fue hace muchos años. Vale que viajar solo me encanta, pero conocer mundo con gente conocida es siempre divertido.

¿UNA COMIDA? Cualquier cosa cocinada por mi madre, sus macarrones son una apuesta segura.

Y, ¿a quién no dejarías pasar ni loco? Bua, ahora mismo me viene Rajoy así muy fuerte a la cabeza. ¿Que corte de rollo, no? Estar ahí de relax en Filipinas y que te aparezca semejante personaje… La verdad es que no me gustaría “no dejar pasar a alguien”.  Quizá sería interesante tomar una cervecita fría en una isla paradisíaca con gente así para explicarles que la vida no es lo que les han contado. Que todo puede ser mucho más fácil.

Puestos a imaginar imagina que encuentras una lámpara mágica en la isla desierta y maravillosa, que sale un genio y te concede tres deseos. ¿Cuáles serían? Para está pregunta llevo años preparado. Me pasé toda la infancia deseando juntar las 7 bolas de Dragón . El tercer deseo es el que siempre tuve más claro: “tener 3 deseos más”. Que dices: “pide directamente tener deseos infinitos y te ahorras pedir más cada 2 deseos” , pero me gustaba vacilarle al genio. Luego fantaseaba con un deseo genérico que abarcase muchas cosas deseables, así poder usar el deseo restante solo para mi. Sería algo como “Felicidad mundial” y acabaría con el hambre, las guerras y las injusticias de todo el mundo. Con el deseo restante  seguramente pediría volar o algún poder así. Ya que acabo de arreglar el mundo me puedo tomar un capricho, ¿no?

precipio tunnel beach

Sabemos que es una pregunta muy difícil para alguien que ha visto tanto mundo pero, si tuvieras que quedarte un lugar, un paraíso perdido o un sitio de tu recreo, ¿cuál sería? Pues sí que es difícil, si… Dudo entre varios. Pero MacLeod Ganj siempre ha sido mi perdición. Es el pequeño pueblo al norte de la India donde reside el Dalai Lama y miles de refugiados tibetanos. Me enamoró su gente y la paz que se respira ahí arriba. No es un lugar con mucho que ver o hacer, pero es un lugar genial para “ser”.

¿Y un paraíso perdido (o no) en España? La zona de Àger, en Lleida, me encanta. Un lugar tranquilo, genial para volar en parapente y con el precioso e imponente Congost al lado. No se necesita mucho más que un pueblo pequeño y tranquilo para sentirse en el paraíso

¿UNA CANCIÓN? No es una, son 3 canciones de The Beatles que hay que escuchar seguidas : “Golden Slumbers”+”Carry that weight”+”The End”.

Confiesa. Por muy bien que te lo pases por ahí extrañas cosas de España y lo sabes. ¿Qué es lo que más echas de menos de casa cuando estás en otro país? Básicamente familia y amigos. Creo que en cuanto a lo material tengo todo lo que necesito, y es lo mismo que tengo ahí. Algo de ropa, la cámara y portatil. Vale, sí, lo que quizá si que echo de menos es la guitarra. Llevo semanas desando tocar una y no hay forma. En el viaje de 7 meses a Asia también me pasó y me acabé comprando mi querido Ukelele. ¡Es super divertido tocarlo! 

Jairo, blog Mochila Nómada, en Nueva Zelanda

Habrás aprendido mucho con tanto viajar. Si pudieras retroceder en el tiempo, ¿qué lección le darías al Jairo de 15Le diría que tiene el mundo en sus manos y la capacidad de realizar todos sus sueños. Pero que para ello no vale solo con soñar, que hay que dedicarle esfuerzo. Le diría que intente ayudar  a los demás siempre que pueda, que creas en el Karma o no, lo bueno crea más cosas buenas. Le diría  también que el Jairo de 31 le agradeciera mucho si empieza ya a hacer Yoga, por qué le sienta muy bien. Y no lo diría mucho más, que no tenga miedo de los errores y tropiezos de la vida, que me han pasado cosas geniales gracias a ellos aunque en el momento cueste ver que pueda ser así.

¿UNA PELÍCULA? “Eternal Sunshine of the Spotless Mind”, de Michel Gondry.

Y, por último, ¿qué consejo le das a quienes sueñan con hacer un gran viaje, de varios meses y a un lugar lejano, pero no se atreven a dar el paso? ¿Es lo que realmente quieres? Hazlo. Estás a un paso de cumplir un sueño y ser feliz de formas de las que jamás has imaginado. Vas a conocer un nuevo tipo de libertad para la que no hay excusas de edad. Da igual si tienes 18 o 40, si lo sueñas ahora es tu momento. No necesitas ser rico para hacerlo, viajar es tan caro como tu quieres que sea. No te pongas excusas. Si no quieres hacerlo, no lo hagas, esta bien así. Si quieres hacerlo, ves a por ello . Ahora. Te lo agradecerás mucho mañana. 

¡Gracias por haber llegado hasta aquí! Imposible dejar de leer, ¿verdad? A partir de ahora puedes seguir a este divertido viajero vía Twitter, Facebook, Instagram y YouTube. Sus aventuras prometen y, por lo que parece, no han hecho más que comenzar.

moeraki beach

SI TE HA GUSTADO ESTE ARTÍCULO, TE GUSTARÁ…

Claudia (Solo Ida): “Viajar sola es una de las experiencias más enriquecedoras que existen”

Para ser el primero en enterarte de nuestras noticias, ofertas y promos,

¡Síguenos en Facebook, Twitter, Instagram y YouTube

4 Comments

Deja un comentario