Close

Las nocheviejas más espectaculares del mundo

By  12/31/2014

No todo va a ser comer uvas al son de las doce campanadas y brindar con champagne. En el mundo hay cientos de formar de dar la bienvenida al año nuevo, de cerrar una etapa y entrar en otra con ganas e ilusión. ¿Quieres saber cómo son las nocheviejas más espectaculares del planeta? Pues sigue leyendo.

Los habitantes de Oceanía son los encargados de recibir al nuevo año. En Australia se le saluda con fastos y miles de fuegos artificiales, claro preludia de lo que pasará horas después en el resto del globo. Solo en el puerto de Sydney se congregan más de un millón de personas para ver el castillo de fuegos artificiales que tiene a su famosa ópera por asistente VIP. Como en Australia el 1 de enero es verano, el outfit del cotillón son sandalias y vestidos de tirantes, y la fiesta se puede terminar viendo amanecer en la playa o dándose un baño en el mar. De lujo.

Para los tailandeses el año nuevo comienza en abril con el Songkran, un festival en el que lo que se lleva es hacer guerras de agua en las que todo el mundo acaba empapado. Sin embargo, que el año nuevo en Tailandia no coincida en fecha con el año nuevo de occidente, no significa que la noche del 31 de diciembre al 1 de enero la gente se quede en casa como si no pasara nada. ¡Todo lo contrario! Las familias y los grupos de amigos aprovechan para bajar a las playas del sur y montar fiestas con espectáculos malabares de fuego. Para muchos enclaves costeros, el final de diciembre y el principio de enero es temporada alta. En islas como Koh Phangan hay más gente que en cualquiera de sus Full Moon Parties.

En Japón los más animados buscan fiesta hasta altas horas de la madrugada en los barrios de Shibuya y Shinjuki; los más tranquilos paz en santuarios donde a las 00:00 horas se tocan 108 campanadas. Uno de los eventos más importantes del llamado país del sol naciente son los fuegos artificiales de Tokio de los que se tiene una vista imponente desde la Torre de Tokio, los montes de Roppongi y el Skytree. Eso si, la noche del 31 no es la única en la que hay algo especial relacionado con el fin de año. Japoneses y japonesas celebran durante todo el mes diferentes bonekai, fiestas de amigos y colegas en las que se come y bebe como si no hubiera un mañana para dejar atrás los malos recuerdos del año que se marcha.

Pero si hay un sitio en el mundo que tira la casa por la ventana para recibir al año nuevo, ese es Dubai. La ciudad más poblada de Emiratos Árabes Unidos no escatima en gastos en estos festejos que, curiosamente, no coinciden con el día de año nuevo musulmán, religión oficial del país. Los fuegos artificiales de año nuevo de 2014 de Dubai no solo dejaron boquiabierto a medio mundo, además fueron los más largos de la historia y consiguieron batir el Record Guinness. Ahí es nada. Este año desde su oficina de turismo prometen más y mejor: “Prepárate para ver a la ciudad cobrar vida”.

NOCHEVIEJA EN EUROPA

Los europeos también saben festejar de lo lindo. En Edimburgo se celebra el Hogmanay, un fin de año que dura cuatro días. Miles de personas suben hasta la ciudad escocesa para participar en su procesión de antorchas, hogueras, conciertos y actuaciones callejeras, entre otros eventos. Tampoco aquí faltan los fuegos artificiales.

Más a bajo en París (Francia) también tiene lugar un gran desfile el día 31 de diciembre. Comienza en el puente de St Martín antes de la media noche, momento en el que entra en la Torre Eiffel iluminado por fuegos.

En Roma (Italia) el protagonista es un concierto, el que tienen lugar en el Coliseo al coste de 0 euros. El rojo es el color estrella. Los romanos visten al menos una prenda roja en recuerdo de Julio César, el general que fijó el día del cambio de año precisamente en el 1 de enero.

En Berlín (Alemania) uno de los escenarios más concurridos es la Puerta de Brandenburgo. Desde allí se tiene una bonita vista de los fuegos artificiales y se brinda con cerveza y feuerzangenbowle, una suerte de vino caliente especiado (parecido al gluehwein, un poco más fuerte quizá). Bajo los arcos de la mítica entrada tiene lugar un gran concieto.

En Ámsterdam (Países Bajos), todos los clubes y bares del centro histórico que se precien se llenan de fiestas. Desayunar sus típicos oliebollen (donuts sin agujero recubiertos de azúcar) con appelflappen (buñuelos de manzana) puede ser una excelente manera de recuperar energías tras una noche de juerga.

CELEBRACIÓN A LA AMERICANA

En Río de Janeiro (Brasil), en verano como el resto de Sudamérica, la nochevieja es el segundo evento más importante de la ciudad (solo superado por el Carnaval). Se calcula que dos millones de personas se concentran allí cada diciembre para dar la bienvenida al año. Entonces la música en vivo toma las calles para amenizar la espera hasta los fuego artificiales que estallan a las 0:00 horas. Las playas de Copacabana y Leme tienen una buenísima vista de los espectáculos. Si te pasas por allí no olvides llegar puesto algo blanco o amarillo, dos colores que se relacionan con el sol y al positividad con los que los brasileños intentan atraer la buena suerte.

Y por último pero no por ello menos importante, ¡nochevieja en Nueva York! En esta cinematográfica ciudad de Estados Unidos lo más emblemático es concentrarse junto con otros cientos de miles de personas en Times Square para ver el Times Square Ball Drop. La brillante bola llega abajo al tiempo que entra el nuevo año para alegría y jolgorio de la muchedumbre. Entonces estallan los fuegos artificiales sobre el ágora, al tiempo que pasa lo propio en los cielos que cubren Central Park, Prospect Park y el Puerto de Nueva York. Todo un derroche de color para celebrar que, un año vez más, tenemos 365 oportunidades de ser felices.

Deja un comentario