Close

Los 10 mandamientos del buen senderista

By  10/06/2015

Caminar es una actividad para todos los públicos que se disfruta con los cincos sentidos. Es una forma de conocer un lugar un poco mejor, de entrar en contacto con la naturaleza y de descubrir rincones secretos que no sabíamos que existían. Y todo esto por el módico precio de cero euros. Ahí es nada.

Pero no todo vale cuando de ir al monte se trata. Hay ciertas normas que cumplir si uno quiere ser un buen caminante. Casi todas son de sentido común, pero para que no quepa duda alguna ahí van nuestros diez mandamientos del buen senderista. Toma nota, ¡no hay excusa para hacer las cosas mal!

LLEVA EL CALZADO ADECUADO. No siempre se necesitan botas de montaña para ir al monte. A veces, unas zapatillas deportivas que transpiren adecuadamente pueden funcionar la mar de bien. Quedan descartados tacones, sandalias y chanclas, todo lo que no lleve el pie bien sujeto no conviene. Igual que no es recomendable estrenar botas en una travesía, sobre todo si esta va a ser larga. ¡Podrían hacerte daño y chafarte el día!

ESTUDIA LA RUTA. No te lances al monte a lo loco. Planea con anterioridad a dónde quieres ir y qué camino has de tomar. Muchos senderos están señalizados pero, si no tienes experiencia, pueden resultar difíciles de seguir. Si lo sabes leer, un mapa de papel o en el móvil será un gran compañero de camino.

CALCULA BIEN LOS TIEMPOS. A la hora de andar, los horarios si importan. En función de los kilómetros que vayas a hacer, deberás madrugar más o menos para que no se te haga de noche. ¡Comienza a una hora prudencial o te quedarás sin luz! En el caso de que tu camino no sea circular (esto es, que no empiece y termine en el mismo punto), mira bien que te dé tiempo a ir y volver durante el día.

VE BIEN EQUIPADO. En función de las característica de la ruta y de sus kilómetros, deberás equiparte de una u otra forma. Por lo general, conviene llevar una mochila de deporte ligera, algo de comida (un bocata, fruta –los plátanos son muy buenos porque tienen mucho potasio–, barritas energéticas, etc.) y líquido para hidratarte (ideal agua o bebidas ricas en sales minerales, en botella o en cantimplora). Un cuchillo suele venir bien, así como un chubasquero por si llueve o hace un poco de frío. ¡Ojo! Ir bien equipado no significa ir cargado hasta los dientes. Cuanto menos peso lleves a la espalda mejor.

UTILIZA CREMA SOLAR. Absolutamente vital. La crema solar bien combinada con una correcta hidratación (beber agua o bebidas ricas en sales minerales cuando sea necesario) puede ahorrarte una insolación. Si además puedes cubrirte la cabeza con un pañuelo, una gorra o un buff, mejor que mejor.  

RECOGE SIEMPRE TU BASURA. Ni se te ocurra tirar tus desperdicios por ahí. No importa si son o no orgánicos, la basura que generes la metes en una bolsita, la bajas a la civilización y la tiras en el contenedor correspondiente. No cuesta nada y le harás un gran favor a la naturaleza. ¡Algunos materiales pueden causar incendios o tardar cientos de años en descomponerse! Evítalo.  

NO MOLESTES A LOS ANIMALES. Por respeto y por seguridad, vive y deja vivir al resto de seres vivos que te encuentres por el camino. Eso sí, obsérvalos cuanto quieras. A veces es todo un espectáculo. Si te gustan las aves, consigue unos prismáticos, entérate cuándo es la mejor época para avistarlas y lánzate a hacer rutas ornitológicas. Si eres más de ciervos, consulta cuando y donde tienen lugar sus berreas. Te encantará.

DEJA TODO COMO ESTABA. Lo de llevarse piedrecitas de recuerdo o tallar tu nombre en un árbol no solo no es romántico, sino que además es una gran falta de respeto. Si te ha gustado un paisaje o un rincón, lo menos que puedes hacer es preservarlo, dejarlo tal y como estaba para los que vengan después o para cuando tu quieras volver. 

PUEDES PERNOCTAR, PERO NO ACAMPAR. Desgraciadamente, lo de la acampada libre en España no se estila nada. Sin embargo, si que es posible pernoctar en muchos sitos. ¿Qué quiere decir eso? Que uno puede coger un saco y dormir donde le pille la noche si se levanta prontito y deja todo en orden. Si lo haces con discreción y civismo, no te pueden multar por pasar al raso una noche y, si encuentras un lugar seguro y con el cielo despejado para hacerlo, ¡puede ser una maravilla!

DÉJATE DE FUEGOS. Ni se te pase por la cabeza ir al monte y hacer una fogata. Si lo que te apetece es montarte una barcaboa con los amigos, acude a puntos habilitado para ello. De lo contrario no solo podría caerte una soberana multa, podrías provocar un incendio en el monte de consecuencias catastróficas. Si no quieres salir al día siguiente en todos los telediarios o acabar en la cárcel, fuego no. 

¿Incluirías tú algún mandamiento más en esta lista? Si es así, ¿cuál? Dínoslo en forma de comentario. La sabiduría senderista es mejor si se comparte con los demás.  

SI TE HA GUSTADO ESTE ARTÍCULO, TE GUSTARÁ…

10 razones para hacerte runner

Consejos fáciles para ponerte en forma

10 deportes para practicar al aire libre en la ciudad 

Para ser el primero en enterarte de nuestras noticias, ofertas y promos,

¡Síguenos en Facebook, Twitter, Instagram y YouTube

5 Comments

Deja un comentario

Mediante el envío de mis datos personales confirmo que he leído y acepto la política de privacidad