Close

Vuelta a clase: Cómo sobrellevarla

By  09/07/2017

La vuelta a clase es más sencilla, cuando sigues las recomendaciones que pedagogos expertos nos facilitan como herramienta. ¡Bien atentos!

A ningún niño ni adolescente le gusta volver a las obligaciones, pero recobrar la sensación de trabajo, levantarse más temprano y establecer un horario de comidas, son algunas de las sugerencias que los pedagogos recomiendan para sobrellevar el inicio del nuevo curso.

El verano nos dice adiós y los adultos no son los únicos que temen este momento… los niños también sufren al pensar en el comienzo del curso. Pero como recomiendan los expertos: “Hay una rutina adquirida que hay que retomar. A todo el mundo le cuesta pasar de lo bueno a lo malo y por ello, no se puede esperar a hacerlo todo el último día”.

Los horarios no solo son importantes a la hora de dormir, la comida también juega un papel importante para recuperar las costumbres diarias de cara al nuevo curso.

Para los que acuden por primera vez al colegio, la forma de actuación es diferente y más compleja. Los padres tienen que informar a sus hijos de cuál va a ser su nuevo colegio, de cómo va a ser su clase y el patio, etc. Pasar tiempo alejados de la familia puede dar problemas durante los primeros días, por lo que tienen que estar preparados y lo principal es verse en el sitio.

Los pequeños pueden estar acompañados de sus padres durante las primeras horas, durante este tiempo, se debe ayudarles a que vean la figura del profesor como algo positivo. Si esto es así no habrá ningún problema, los niños tienen que percibir que en clase, pueden hacer lo mismo que en casa, como pintar, jugar, etc. Cuando ven a sus compañeros haciendo lo mismo, el resto se dejan llevar.

Durante este proceso de adaptación de los más pequeños, puede darse el caso de que surjan diferentes problemas en sus estados de ánimo. Hay niños que se cansan antes y quieran irse a casa porque consideran que ya han estado mucho tiempo en el colegio. En algunos colegios se llama a los padres para que en una o dos horas pasen a recogerlos y puedan ir habituándose a estar sin ellos.

Por otro lado están los adolescentes… Por lo general, estos suelen estar despiertos hasta tarde en las noches de verano, y cambian totalmente sus hábitos de sueño. Sin embargo, dormir poco o mal puede afectar a la capacidad de aprendizaje, así que las dos o tres semanas previas al comienzo de clase, deben comenzar a pensar cuánto tiempo necesitarán para despertarse, vestirse, desayunar y llegar al colegio o a la universidad.

Con estos pequeños trucos, la vuelta a clase no será tan dura, y cuando quieran darse cuenta, estarán perfectamente adaptados a la temporada escolar.

Deja un comentario